Hola. Este es un corto saludo de German de la Espriella nuestro director internacional 

 

-Recibe un saludo caluroso de nuestra parte para decirte que eres importante para nosotros y estamos aquí para ti.

Algunos me han escrito personalmente manifestando sus dudas sobre si perdonar o no a la persona que les ofendió una de las personas me manifestó lo difícil que es para ella perdonar a su esposo a pesar que había tomado la decisión de perdonar y ya están en un proceso de reconciliación gracias al apoyo de uno de nuestros mentores del perdón este hogar está en proceso de restauración, ella había tomado la decisión de irse de casa, y ya están de nuevo juntos.

Este pequeño pensamiento que dirijo a ella te lo comparto pues quizás a ti te motive también;

“Indiscutiblemente el fondo de todo es el amor, un amor real y divino, este tipo de amor es el que está detrás del perdón pues solo un amor verdadero supera una falta grave, solo un amor como el divino puede darse a aquel que nos “debe” una deuda grande o impagable.

Medita brevemente en el amor de Dios por ti: él nos eligió para amarnos aun cuando no éramos dignos de ese amor, pues habíamos pecado grandemente contra él, quizás tu como yo te sentías mal y de poco valor,  pero él nos amó valorándonos, atribuyéndonos un valor que en realidad no teníamos, él te ve bella cuando tu posiblemente te siente fea, él  te ve pura, limpia, digna del honor de su amor, aunque quizás tú no te sientas así a causa de lo mucho que le has fallado, ¿porque?  Por amor

“Porque en mis ojos fuiste de grande estima, digna de honra, y yo te amo”

ISAIAS 43:4

Bien, si experimentamos ese tipo de amor nos dota de poder para amar de la misma manera a los demás, ¿cómo? Con ese amor que le atribuye al otro una bondad que no tiene, una valor mayor al que tiene,  una belleza que está en el sujeto y no en el objeto del amor, un pureza que viene de los ojos con que se ve el otro y no del otro, ese es el amor que supera las crisis y aun la falta de lealtad a la relación y la terrible infidelidad, ese es el tipo de amor que hace cambiar al ser amado y por qué no quizás se convierta en el “príncipe azul” pues esta decisión de amar tiene poder transformador, el que mucho se le perdona también mucho ama.

 


PDF Mensaje Director